Toshl Lavado de cerebro ~ 12 años de infierno.

Traducción al español: Sakura Hayashi
(@SakuXJapan252)

toshicover

 

Capítulo 1. Boleto al Infierno
1993 – 1997
Un momento crucial en mi vida
Abril de 1993, estaba grabando en Los Ángeles, cuando recibí una propuesta inesperada de trabajo, era si podría actuar para el rol de Hamlet en la ópera rock “Hamlet”. ¿Cómo sería trabajar fuera de mi imagen como Toshi de XJapan? Dudé, pero el personal involucrado con mi carrera en solitario me recomendó que debía hacerlo. Escuché muchas palabras de aliento como “puedes hacerlo” o “es una oportunidad para crecer como artista”. Como si hubiera pensado estas cosas, mi interés en un reto en un nuevo mundo estalló. Pero en ese momento no tenía forma de saber que esta decisión cambiaría completamente mi destino y sería el inicio del declive. Esto es “lavado de cerebro”,  aquellos días cuando fui sustraído de mi voluntad como persona, mis pensamientos mi libertad, y todo. Oculto en ese brillante escenario, donde daría el salto de mi vida estaba un abismo que iba a succionarme.

Era mayo de 1993 cuando regresé de mi alojamiento en L.A. a Japón, en orden de atender la última audición para decidir quién sería la actriz principal quien compartiría el escenario conmigo, elegido como el personaje principal. Para las presentaciones oficiales de la selección de los roles principales solo restaba una audición.

Cuando todas las audiciones terminaron, la opinión entre los jueces estaba dividida. Era entre los productores, directores y el personal técnico y el jefe de mi oficina Takeda (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad). La producción recomendó a una actriz que era poco conocida, pero que con su belleza y aura, podía sorprender con sus habilidades de canto y actuación. En el otro lado, la actriz recomendada fue una que no tenía muchas habilidades como actriz o cantante, pero entre la competencia, con las otras, trató desesperadamente de llamar su atención, esta mujer me dejó una impresión por su espíritu tranquilo. Para mí, no importaba quien fuera escogida de entre las dos, pensé que quien fuera estaba bien.

Eventualmente cuando hay una elección para escoger entre dos, las cosas se calmaban con la decisión de un “doble elenco” que actúe alternadamente. Por alguna razón, todo cambió, y fue la única persona que mi jefe recomendó. Esta persona es Kaori Moritani.

Tal vez no hay un “sí” en la vida, pero si solo en ese momento, el “doble elenco” hubiese continuado y mi jefe no hubiera recomendado persistentemente que fuera Moritani… quizás mi vida hubiera sido completamente diferente.
Este encuentro se convirtió en un gran punto determinante en mi vida.

En octubre de 1993, después de participar juntos en la dicha ópera rock “Hamlet” estuvimos distanciados por algún tiempo, pero medio año después, por la primavera de 1994, recibí una carta cada tres días, la frecuencia se incrementó. Era en tiempo cuando aún el correo electrónico y los teléfonos celulares no existían. Cuando leía estas cartas, me sentí como mi propio papel de la obra, Hamlet, quien está enamorado de Ofelia. Entonces sentí como si mi corazón y mi cuerpo se extraviaran. Para mí, viviendo solo en un país extranjero, esas cartas escritas con una hermosa gentileza sanaban mi corazón. Aun y cuando comencé a salir con ella, no amaba a esta mujer. Verdaderamente pensé que era una persona solitaria que no podía amar a alguien o ser amada por alguien.

“No sabía acerca del Toshi de X” “No tengo interés en el Toshi de X, pero quiero saber acerca del real tu”

Sentí que cuando ella escribió estas palabras en sus cartas, era diferente de las personas cercanas a “Toshi”. Tal vez pensé que era la mujer ideal. En el fondo de estos sentimientos, había muchos problemas que se reflejaban intermitentemente a mí alrededor.

Colapso con mi familia
En 1992 se fundó mi oficina, y mi carrera en solitario comenzó. En el único en quien confiaba como el jefe era mi hermano. Mi hermano mayor fue a Tokio desde sus días de preparatoria para intentar una carrera en el entretenimiento, pero la final, sin tener un debut, comenzó a trabajar para una gran empresa de grabación
y entretenimiento. En su niñez, mi hermano tenía el rostro de una estrella idol, cuando cumplió 32 años, ganó peso y ahora si cara redonda con lentes lo hacía un simpático hombre de mediana edad. Nunca lo vi con ropa formal como trajes, pero como hombre de negocios, tenía una moda áspera, consistente en jeans y playeras. Antes de que lo supiera, ya era más alto que él.

“Me gustaría ser el jefe de tu oficina”

En el momento en que mi carrera en solitario comenzó, fui contactado por mi hermano y dijo eso. Desde mi infancia, recibí influencia musical de mi hermano, y ahora saber que iba a trabajar junto con él, alguien a quien yo admiraba desde hacía un largo tiempo me hizo muy feliz. Estaba a cargo de la planificación de mi carrera y administraba
completamente la oficina. Antes de convertirse en mi jefe, lo escogí para ser mi compañero en un show de radio en el que participé. Debido a que no se había convertido en un talento en el mundo del entretenimiento, por lo menos quería darle un poco de ese sentimiento. Pero esa manera de pensar que estaba recibiendo un regalo de su hermano, fue un tremendo error. Por ofrecerle participar en la radio conmigo, pienso que quiso llegar a hacer su nombre
conocido para mis fans y además conseguir un mayor salario y beneficios de su situación financiera, y finalmente tener un mejor trato como mi hermano y mi jefe. Como resultado de que mi hermano trabajara como mi jefe de manera muy confiable, mi hermano nunca me decepcionó en mantener mi vida privada segura y dispersando los rumores de que me había convertido en una especie de ídolo pop.

“Hermano. Quiero decir, Jefe, sé más consciente de tu trabajo como manager”
“Toshi, ¿conoces al jefe Ishii de Conto Akashingo, que aparece frecuentemente en la TV? Quiero convertirme en un manager como él.

“Sabes que cuando aparece en la TV, es un tipo de talento pop, pero en el otro lado, estoy seguro que está empeñado en su trabajo como manager, antes de convertirte en un talento, creo que hacer tu trabajo de manager es muy importante” Se lo advertí varias veces, pero mi hermano, resignado a convertirse en un talento, quizás no tenía la habilidad de administrar la oficina. Recibí muchas reclamaciones y quejas acerca de mi hermano mayor de parte de Yoshiki y de las oficinas de los otros miembros. También llamó mi atención que había planes para una revista para exponer sus malas acciones como manager. Con tantos problemas como estos, sentí muchas veces que esas acciones significaban una traición, pero desafortunadamente era incapaz de despedirlo de ese cargo. Después de todo, para el más que un artista, era su hermano menor, me trataba con el estándar mínimo de respeto y pienso que dejó su deber como manager en segundo lugar. Cuando sintió la dificultad de administrar la oficina, se volvió engreído. Mi imagen e impresiones de mi hermano mayor comenzaron a desmoronarse. Sentía una profunda tristeza, como si hubiera sido traicionado por alguien.

Además, una o dos veces, recibí quejas del staff de XJapan acerca de mi madre, quien aparentemente había invitado a fans a nuestra casa, tomó dinero de ellos para dejarlos ver viejos videos y fotografías de Yoshiki y de mi cuando éramos niños y dejarlos fotografiarlas también. Este tipo de información circuló en las revistas semanalmente, y tuve que expresar mis profundas disculpas a los miembros del staff de Yoshiki involucrados. Cuando le dije a mi hermano que dejara de ser el manager, le di varios millones de yenes en efectivo.

“Lo siento, no podemos continuar trabajando juntos así, te estoy dando este dinero, así puedes seguir otro camino, espero que lo uses de un modo correcto…” Mi hermano mayor y mi madre argumentaron, “cuando hagas a Takeda tu
siguiente jefe, te instigará y tomará el control de tu oficina. Tus derechos pertenecen a la familia Deyama. Y piensas que puedes entregarlo a algún extraño…” me aquejaron con estas observaciones.

Más allá del resentimiento, sentí una enorme consternación. Mi hermano mayor y mi madre tenían ideas y acciones equivocadas de que, como me había convertido en famoso con ello mis propiedades producían un gran valor de dinero, así que ellos también se habían convertido en celebridades. Además en ese punto mi idea de “Buena Familia” también colapsó, mientras descubría su codicia la cual no había conocido aún.

Con una gran desilusión, me sentí dentro de un pozo de odio hacia mí mismo.

Transformación de familia y amigos
Sucedió que, en la primavera de 1993, Takeda se convirtió en el jefe de la oficina y más problemas ocurrieron.
Originalmente Takeda y yo nos hicimos amigos antes de mi debut, cuando tenía un trabajo de medio tiempo en un bar en Meguro y era un cliente frecuente. Era un tipo musculoso con el rostro quemado por el sol. Siempre lo observé, siempre elegía usar elegantes trajes dobles, un próspero manager. Con su fuerte y alegre voz, daba una atmósfera llena de ambición y confianza. Podía sentir el contraste entre él y mi hermano mayor, a pesar de que ambos estaban en el mismo rango de edad. Cuando se estableció mi oficina, Takeda se convirtió en mi consejero
acerca de mi hermano mayor quien no quería hacer nada con su posición como jefe. Después de la renuncia de mi hermano, Takeda se convirtió en el jefe, y después de eso, también se convirtió en el jefe de la oficina administrativa de X Japan. Cuando Takeda fue empleado, acordé con Yoshiki tomar coresponsabilidad de la naciente administración siendo algo similar al fiador de Takeda.

Sucedió que un año después de que Takeda fue empleado, que se descubrieron problemas de cuentas fraudulentas con grandes sumas de dinero. El mismo fraude ocurrió en mi oficina personal, en el mismo periodo. Hasta ese punto, yo confiaba en Takeda estaba en shock, desde que creí que teníamos las mismas intenciones. Takeda fue despedido de ser el jefe de la oficina de X Japan, y también fue despedido de mi oficina personal. Con el acuerdo de antes, fui
responsable y regresé el capital a la oficina administrativa de X Japan.

Justo después, estaba preocupado por la situación con mi hermano mayor y mi madre los cuales habían causado muchas molestias, esta vez, la misma persona que había introducido a la oficina de X Japan y se había convertido en jefe, causó problemas de fraudes, haciéndonos perder una gran suma de dinero. Era un problema que yo había causado y no había manera en que pudiera repararlo a los miembros de X Japan. Lo sentí mucho, fue tanto que no podía soportar mirar los rostros de las personas de la administración o los rostros de los members. Hasta ahí la agenda de mi carrera en solitario estaba activa, aún, naturalmente con esas circunstancias, la actividad de X Japan se quedó sola, y tampoco pude proseguir con mi agenda en solitario.

Cuando recibía grandes cantidades de dinero, mi familia y aún mis amigos pasaron por una transformación, y en la medida dé, surgieron algunas situaciones increíbles. Idealmente quería tener una pacífica relación con ellos, en la realidad, muchas veces me enfrenté al “pasado por alto” casos de remordimiento. Confié mi dinero a mi familia, de una manera tan incondicional, que ellos pudieran manejar mi dinero, pretendiendo que como artista, no sería capaz de manejar mi dinero de una manera sabia. Mi inocencia en confiar todo mi dinero a mi familia, es sin duda uno de los principales factores en el empeoramiento de la situación.

Anhelaba y apunté desesperadamente hacía el estatus de “estrella de rock”. Pensaba que estaría haciéndole un favor a mis padres, y un favor a mi familia. Mirando hacia atrás a las circunstancias, los problemas sólo se esparcían a mí
alrededor. Entre los miembros y yo, había algo como un profundo abismo en mí.

(¿En qué, en quién debo confiar…?)

Todo a la vez, no tenía nada más en qué o en quien confiar. No podía dejar de temblar, me sentía como atrapado en un torbellino de ansiedad. Fue en ese tiempo que recibí las cartas de Moritani con más frecuencia. Las
cartas de Moritani eran la única prueba de que mi corazón era torturado por la soledad.

La petición a mi hermano de ser manager.
En octubre de 1994, después del incidente de Takeda, estaba emocionalmente exhausto. Oculto de Takeda y los medios visité a mi otro hermano quien como un importante empleado representante de un banco, se había mudado a Nueva York.

Mi hermano, quien trabajaba en Nueva York como un hombre de negocios de élite, al frente del mundo de las finanzas, naturalmente no tenía del todo conexión con el mundo del entretenimiento en Japón. Su casa estaba localizada en un área suburbana de Nueva York, lejos del ajetreo de Manhattan. La dulce luz del sol de otoño mostraba el tranquilo vecindario rodeado de espesos árboles. En este lugar tranquilo, pude hablar con mi hermano acerca del incidente con Takeda y los planes futuros. Tres años mayor que yo, mi hermano tenía 32 años.

Probablemente, había mejorado su físico, pero el hombre de negocios de peinado limpio, y el brillo de sus ojos detrás de las gafas de plata le daban, como siempre, un aire fuerte. Después de varios días, un domingo, descansando en la sala después del desayuno, el timbre de la entrada sonó. Mi hermano miró a través de la mirilla de la puerta, y afuera, usando lentes oscuros, estaba Takeda.

“Toshi, Takeda está aquí, ve al segundo piso”

Mi hermano fue a la puerta a hablar con Takeda, pero sin haber excedido cinco minutos, se había ido.

“Así que, has venido todo el camino hasta este lugar huh. Sabes que no es una buena idea seguir a Toshi con esa mala actitud.”
Desde la infancia siempre reconocí que mi hermano tenía un lado tranquilo y sereno, y también fue siempre el mejor de la clase en los estudios. Él no tenía ninguna conexión con la música o el mundo del entretenimiento, pero como
hombre de negocios tenía grandes habilidades. Mi hermano tenía un espíritu de independencia, y diferentemente de mi hermano mayor y mi madre, tal vez mis derechos de artista no parecían tan vitales para él. Me alejé de mi familia por el asunto con mi hermano mayor mi madre, pero, quizás si estaba con mi hermano, algo podría salir bien.

“Si puedes, me gustaría que fueras el manager de mi oficina”
No tenía nada que perder, así que le pedí a mi hermano que se convirtiera en el jefe de mi oficina.
“No puedo darte una simple respuesta justo ahora, dame algún tiempo para pensar”

Unos días después, dejé Nueva York y regresé a Japón por algún tiempo.

Reunión con Moritani y devoción por el mundo espiritual.
Aún en otoño de ese año exhausto desde el fondo de mi alma, pasé algún tiempo en Hawaii para reponerme y componer canciones. Regresando a Japón, me encontré con Moritani una vez más. Después de un largo tiempo sin vernos el uno al otro, su temperamento tranquilo trajo paz a mi mente.

“Has pasado por muchas cosas. Déjame abrazarte fuerte. Lo has hecho bien”

Como derramando largas gotas de lágrimas, sentí que ella podría ser la persona quien podría sanar mi áspero corazón. Había escrito más de cientos de “575*” poemas cortos en pequeñas tarjetas y me has había dado. Una de ellas en particular me hizo llorar mucho.

“Dying/Hand in Hand/ We’ll go together” (Muriendo/De la mano/Iremos juntos)

Habiendo perdido la fe en mi familia, conocidos y aún en mis amigos, esas palabras penetraron en mi corazón.
En poco tiempo, comencé mi sociedad con Moritani.

Frecuentemente hablaba acerca de temas espirituales, el mundo espiritual, y el universo. También me sentí interesado en esos temas, y su actitud apasionada me convenció. Con su influencia también comenzaron a gustarme géneros musicales de New Age y música sanadora. En el contexto de mi compromiso con el mundo espiritual y la sanación, quizás había encontrado un escape de mi realidad llena de constantes problemas.

(Nota del traductor)* 575 es un método de poema rima común en Japón

Un espacio vacío deja vacío
En 1995, Yoshiki cambió el rumbo de X Japan para expandirnos en el mercado mundial. Habló emocionado de planes para el primer lanzamiento de un álbum para comercializarse en Japón y después otro álbum para el continente americano. Pronto, la grabación del nuevo álbum “Dahlia” inició y tuvo lugar en el propio estudio de Yoshiki en los Ángeles. En el último año la carrera en solitario de Hide explotó con popularidad. Y los otros miembros de la banda tenían cada uno sus propios proyectos. Entonces, entre Yoshiki y yo se abrió un espacio vacío que no pudo llenarse. Además bajo la influencia de Moritani comencé a sentir que la fuente de mi sufrimiento y la mentira que estaba viviendo era causada por el género rock que interpretábamos, llamado “estilo visual”

“No tienes que fingir, o pretender nada, tampoco necesitas ese maquillaje o el cabello levantado. Solo tienes que ser Toshi”
Era como si las palabras gentiles de Moritani se llevaran todo el peso de mi pecho. Por otro lado, con las canciones decididas y toda la excitación de lanzar nuestra banda al mundo, la grabación de la voz con Yoshiki esta vez fue mucho más estricta. El ritmo de la voz, el tono y las emociones fueron cosas que agregó a la lista de exigencias, pero lo que más me molestó fue la pronunciación en inglés. Yoshiki requirió que tuviera el nivel de pronunciación de un nativo de la lengua. Yoshiki nunca le había pasado por la cabeza una cosa así antes, y yo pensé que tener una pronunciación perfecta ahora era irrazonable. Tomando lecciones de un especialista líder en pronunciación, tratamos de grabar la canción con una perfecta pronunciación en inglés, pero como esperaba, no tuvimos resultados
satisfactorios. No importaba cuantas veces nos ajustáramos, si no tenía motivación, no sería capaz de subir esta cuesta.

Decepcionado y enojado conmigo mismo por no poder satisfacer las demandas de Yoshiki, también sentí resentimiento hacía Yoshiki y su insistencia. Sintiendo serios problemas en mi forma de cantar, el cual ahora había alcanzado un bajo nivel, comencé a pensar que no tenía confianza, energía o aún no estaba calificado para ser el vocalista de X Japan o un miembro. Los días en el estudio adquirieron un estado de ánimo oscuro y pesado, junto con el hecho de que Yoshiki y yo raramente hablábamos el uno con el otro.

La duda en mi mente de dejar X Japan
En marzo de 1995, mi hermano aceptó mi petición y solicitud y renunció a su trabajo en el importante banco para convertirse en el manager de mi oficina. Después de eso, nuestros problemas continuaron, debido al impacto de Takeda, recibimos una reclamación del patrocinados CM. Más que nunca, no podía mirar a los ojos a los miembros del staff de X Japan o a la gente de la oficina.

“Si estoy en X Japan, solo causaré más problemas. Además, no puedo ver ningún significado más en ser miembro de X Japan.”

Moritani dijo al verme vacilante: “¿No es lo que quieres? Debes ser tú mismo. Si estás en X Japan, todo irá mal para ti. Más importante que eso, deberías hacer más lo que te gusta. Yo estaré contigo. Ten más fe en el universo dentro de ti”

En noviembre de 1995, sin terminar el nuevo álbum, el telón se abrió para el primer tour de x Japan en 4 años. Un tour con las ventas de boletos agotadas, repleto de entusiastas fans, sin lugar a dudas, la popularidad de X Japan había alcanzado su máximo, sin embargo mi corazón se hundió profundamente.

“Debería dejar de mostrar toda esta emoción. Usando semejantes adornos, solo son un peso en mi mente. Debería realmente de tratar de ser más como yo mismo.”

Con el consejo de Moritani, corté mi cabello largo, lo teñí de negro de nuevo, dejé de usar maquillaje, y mis trajes para el escenario se volvieron de un estilo simple con una chaqueta. Pasé a través de una transformación que desacordaba por completo con el estilo del vocalista de una banda de rock visual.

En diciembre de 1996 para la última fecha del “Dahlia Tour” teníamos la costumbre de presentarnos en el Tokyo Dome al finalizar el año. Cierta noche cuando estaba preparándome para el show, Moritani me llevó un cd, cuando la
canción comenzó, de repente comenzó a llorar.

“Cuando tocan esta canción, no puedo detener mis lágrimas, es una hermosa melodía”

Desde la primera vez que salí con Moritani, cuando pensaba que se estaba riendo, de repente ella también podía estar llorando. Inversamente, cuando lloraba a gritos, de repente podía convertirse en risa. Esas violentas subidas y bajadas, muchas veces me hicieron sentir incómodo. Me disgustaba eso, La veía con una buena luz. Para mí era como una niña pura con un rasgo peculiar. Esa canción tenía un arreglo con orquesta, tal como se presenta en varias otras canciones de la categoría de música de sanación. Era una canción de un artista llamado Masaya. Moritani, frecuentemente ponía ese cd y constantemente lo dejaba en mi escritorio. Era uno de los cd’s de otros más que coleccionábamos de la categoría de música de sanación.

“Si, es una linda canción”
Como dije una respuesta poco clara, pronto tomó una actitud emocional.
“Te digo, deberías dejar ese X Japan. Y cortar todos los lazos con tu familia. No lo digo superficialmente, solo escuchando puedo sentir tu corazón roto y tus preciosos sentimientos. ¡Deberías cantar canciones como esta para sanar el corazón de las personas! ¿No es eso lo que más quieres hacer?, ¿Acaso tu madre, tu hermano, Yoshiki, y toda la gente a tu alrededor no solo te han usado para su propia conveniencia? ¡No los dejes manipularte más! ¡Ya tuve
suficiente!”

Agarrando mi brazo firmemente con ambas manos sacudiendo todo mi cuerpo con fuerza, fu la primera vez que miré los ruegos, de Moritani llorando de miedo.

“Ella está pensando seriamente en mi… ella es la única persona en la que puedo confiar” me di cuenta, mientras lloraba con furia. Inmediatamente me distancié a mí mismo de todos aquellos a mí alrededor. Caí en el hoyo cavado para mí con Moritani.

Los dos deseos de Moritani: Matrimonio y el retiro de X Japan
Enero de 1997. Con el tour y la grabación del nuevo álbum “Dahlia”, la actividad de X Japan temporalmente alcanzó un punto crítico. Tomé dos muy importantes decisiones. La primera fue, casarme con Moritani.

“Quiero caminar contigo tomados de la mano en público. No quiero tener que hacer todo en secreto” me dijo.

Aún y cuando fueran altas y bajas emocionales, creí que tenía razón, y nunca me traicionaría como hicieron mi familia y amigos. No quería proyectar en ella ningún sentimiento malo. Decidí concederle su deseo de casarnos. De las personas a mi alrededor, estaba acostumbrado a oír comentarios maliciosos como, “Ella es quien cambió a Toshi” quería casarme con ella, no solo para comenzar una nueva vida a su lado, sino para protegerla también de esas cosas.
Después de casarnos, fui muy obstinado, mostrando preocupación en mi discurso y mi acción. No informé a mi hermano, manager de mi oficina o a la gente del staff de mi oficina. Por supuesto, tampoco les dije nada a los miembros de X Japan. El evento no fue público incluso para mí. Moritani me dijo que no tuviéramos una ceremonia o un anuncio público. Pero de antemano, apareció en una publicación semanal y tuve que dar una entrevista de televisión sobre ello e inevitablemente hablar de ello en los conciertos. Si no fuera más que por alguien muy cercano, ¿por qué se fugó la información a los medios de comunicación? Moritani acusó a mi hermano, que era también mi manager, de revelar el hecho. Esto hizo las sospechas de mi familia peores que nunca.

Después, había tomado otra decisión. Tuve una conversación con Moritani acerca de mi decisión de dejar X Japan.

“Para poner nuestros planes en acción, no puedo seguir más con X Japan.
Tomé la decisión de terminar esta vida de XJapan=Yoshiki, y a su vez darle un giro para empezar mi vida con Moritani.

El día finalmente llegó. El 20 de abril de 1997. En la tarde, estaba estacionado en el barrio cercano al estudio en Los Ángeles. Permanecí por un momento en el auto. Me quedé mirando el cielo profundo rojo. Recordé trece años atrás, en el último año de la escuela, soñamos con ser estrellas de rock y hablamos de ello con entusiasmo.

“Si es con Yoshiki, si es X, podremos hacerlo”
(Hoy terminará… me pregunto qué dirá Yoshiki…)
¿Sería cómo salir de una familia con la que había estado viviendo junto durante muchos años?, ¿Sería cómo la separación con un amante de mucho tiempo?, ¿o sería quitarme el peso de la cruz que llevaba?

Emociones indescriptibles tomaron el control de mi corazón.

Estuve en mi coche durante unos 30 minutos. Yoshiki me estaba esperando en la sala de estudio. Yoshiki estaba sentado frente a una gran mesa redonda. Se veía que había estado allí por algún tiempo. No podía mirarlo a los ojos.
“Yoshiki, tengo algo que decirte…” dije mirando hacia abajo

“Quiero dejar X”
Después de minutos de silencio, escuché de Yoshiki.
“Entendido… Toshi…”

Rápidamente respondí.
“Pero tenemos que decirle a todos así que pienso que debemos llamarlos aquí.”

Hide y Heath, quienes estaban en los Ángeles en ese momento, vinieron al estudio, una vez ahí nos reunimos alrededor de la mesa redonda.

“¡Maldición! De nuevo esto Toshi”
Hide escupió esas palabras. Las dijo porque había causado demasiados problemas a X Japan.
Fue un momento raro cuando los sentimientos de Hide golpearon duro contra mí.
“Cualesquiera que fueran los problemas que hemos tenido, ¿no siempre los hemos resuelto juntos? X no es solo tu vida, es la vida de todos nosotros. ¿Qué demonios vamos a hacer?

Pensé que todo lo que pudiera decir no sería de ninguna utilidad. Yoshiki continuó en silencio. Tocando distraídamente su guitarra modelo Yoshiki, mirando hacia abajo.

“Hide-chan, esta es una decisión que he meditado y me ha preocupado por largo tiempo. No puedo poner más toda mi alma en X. no puedo seguir viviendo una mentira por ustedes. Conocí a alguien, y encontré nuevos valores. Desde ahora, quiero salvar a las personas.

“Entonces hazlo. A través de la música”
“No puedo hacerlo si estoy en X. quiero decir, quiero salvar a la gente. Mi discusión con Hide continuó. Me volví bastante terco al decirlo.

“¿Quieres decir que una banda de rock no puede salvar a las personas?”
“Sí, así es.”

La mano de Yoshiki dejó de pulsar la guitarra. Heath, aun en silencio, se quedó mirando a un punto fijo en la mesa. La expresión de Hide era de shock. Hizo un mohín. Siguieron momentos de silencio para todos, Yoshiki habló.
Si Toshi decidió dejarlo en este punto, no hay forma de que podamos detenerlo.

Con las palabras de Yoshiki, no pude soportar estar allí un segundo más. Me levanté y sin siquiera mirar atrás dejé el lugar

“Lo siento, a todos… muchas gracias por todo…”
Incapaz de decir esas palabras en su presencia, las repetí en mi mente. Mi pecho estaba caliente y las lágrimas brotaban. De esa manera, dejé el estudio conduciendo mi carro.

“Acabo de hablar con los miembros”
Informé a Moritani quien esperaba por mí en casa.

“Eso es bueno”
Satisfecha, sonrió.
Ese día, al final, dejé X Japan.

Desconfianza de mi hermano
Cuando mi hermano se convirtió en mi manager, mi trabajo tomo una orientación social: apoyando a los demandantes del escándalo de la sangre contaminada de Tokio, la publicación de un diálogo con Kawada Ryuhei, mi primer ensayo publicado, siendo el encargado de la canción de CM para la canción del mensaje de la Unesco y el anuncio público “Bye Bye Bullying”, la presentación para el “Concierto de la Paz “patrocinado por Masashi Sada, visitando una escuela india como embajador de buena voluntad de la Unesco, entre otros. Pero incluso durante esas actividades, mi hermano (quien trabajaba como mi manager) y el personal de nuestra oficina nunca aceptaron a Moritani. Para ser exactos, era como si fueran cautelosos con ella. Mi hermano hablaba de ella conmigo, personalmente, utilizando palabras muy amargas.

“Moritani solo está actuando”
“Es sentido común en el mundo de los bancos, personas como ella son las más peligrosas”
“Observa sus ojos, ten cuidado de esa mujer”
Yo solo respondía a mi hermano, “no digas esas cosas malas” cuando hablaba de ella de esa manera tan severa.
Sin embargo, no podía negar, que al principio, mi hermano, que abandonó una carretera de elite, abriéndose camino a través del desconocido mundo del entretenimiento para hacerme el favor de convertirse en mi manager regresando a Japón, me estaba dando una seria advertencia.

Por el contrario Moritani al principio, le enviaba regalos a mi hermano en sus cartas. Pero cuando paso el tiempo, frecuentemente se quejaba de él.

“El solo piensa en ti como un negocio, el no “El solo quiere un hermano como tú para que seas su marioneta”

Al principio, estaba contrariado por la metamorfosis de Moritani y sus palabras abusivas, y aun y cuando primero estaba de acuerdo con las cosas que decía, me preguntaba si realmente me decía lo que honestamente pensaba de mí.
También en sus cartas, Moritani enviaba flores a mi madre. Y después también se quejaba de mi madre.

“Tu madre piensa que sus hijos son de su propiedad”
“Tu madre es una mujer detestable”
“Dos mentirosos enfrentados”

Desafortunadamente, en ese tiempo, no podía negar sus palabras, simpatizaba con sus observaciones, viendo a mi hermano, junto con mi familia con una luz negativa.

Introducción al lavado de cerebro, encabezado en Yakushima.
Siguiendo con nuestro matrimonio, un día Moritani me dijo con voz alegre.

“Quiero ir a Yakushima. Tú sabes, que Masaya ¿del cd que escuchamos? Hay un hotel que el diseñó en ese lugar.

En junio de 1997, Moritani y yo visitamos el “Lemuria Island Hotel Resort” en una isla de la prefectura de Kagoshima. El lugar no era lo que podría llamarse un “Resort” esa sólo una pequeña casa de campo. Era una pequeña cabaña blanca, rodeada de otras construcciones en la montaña.

“Este es un lugar muy hermoso” “Este es el mejor hotel al que he ido” dijo Moritani con felicidad. Yo no estaba tan emocionado como ella, pero para mí, si ella era feliz, entonces yo también lo era. No había otros huéspedes más que nosotros en ese silencioso lugar. Al registrarnos, entramos en el edificio principal de madera, también vinculado al hotel, etiquetado como restaurante. Desde el interior, una miembro aparentemente del personal del hotel como de mediados de los treinta años de edad, apareció. Se veía diferente de un personal de hotel normal. Usaba un suéter desgastado alrededor del cuello, una falda hasta la rodilla de una tela similar a la pana. No tenía ninguna señal de cualquier maquillaje, y su pelo estaba recogido descuidadamente.

Después de establecer los detalles del registro, se volvió hacia mí con una sonrisa y habló con una voz suave.

“Por favor, eche un vistazo a la galería de arte de nuestro hotel”
“Sí iremos”

Dijo Moritani con alegría, y tan pronto como dejamos nuestras cosas en la habitación, nos fuimos a verlo.
Esa “galería de arte” no era más que otro pequeño edificio de madera. El personal de antes nos estaba esperando en la entrada, abrió la puerta y nos invitó a entrar. En la inmensa oscuridad, había pinturas en la pared. Y en el fondo se reproducía música de sanación.

“Esta canción es una canción del propietario de este hotel, Masaya”, dijo el personal tranquilamente.
En las pinturas, podríamos percibir el estilo del arte tradicional, como una pintura en tonos naranja pálido de un niño con sombrero de paja que abraza un árbol. En cada pintura había un mensaje escrito debajo de ella.

“He vivido sobre las puntas de mis pies” / “Inquebrantable, inflexible” / “Honestamente
no quiero convertirme en adulto…” / “La verdad es” / Quiero volver atrás en el tiempo” /
“A cuando yo era el muchacho en pantalones cortos” /

Seguramente estas pinturas tenían algo que desató algo en mi corazón. Observando la galería. Moritani de repente lloró. El personal también, llorando, explicó.

La artista Matsuda Norie, falleció en abril de este año debido al cáncer, en sus veintes. Ella aceptó su enfermedad, se aceptó a sí misma como era y regresó al mundo natural. Ella era más que la compañera de Masaya, su sociedad
sobrepasaba los límites de “hombre” y “mujer”.

Volviéndose a Moritani el personal dijo:
“Has estado combatiendo tu tensión todo este tiempo, pero no tienes que hacerlo nunca más. Acéptate tal como eres.”
El personal también me palmeó suavemente el hombro. Me sorprendió ver a Moritani sollozando violentamente (¿Realmente ella estuvo conteniéndose tanto?…) a medida que avanzaba nuestra observación, los lamentos de Moritani se volvieron aún peor, hasta el punto que ella cayó de rodillas al suelo, llorando a gritos.

El personal palmeó su hombro.
“Todo está bien, está bien llorar. Está bien sentirse triste, sentir dolor. Está bien llorar más.
Al principio pensaba acerca de lo que pudo haberla hecho llorar, pero me di cuenta que Moritani realmente es una persona con emociones fuertes. De pronto, interrumpiendo mis pensamientos, el staff tocó mi hombro.

“Tú tampoco tienes que contenerte si estas tenso. Si te sientes triste, si sientes dolor, deberías llorar. Este es un lugar para ti, para sentir paz en tu mente. Por favor, acéptate a ti mismo tal como eres.”

Ella lo dijo con palabras amables. Con la mirada perdida en estas pinturas, pensé acerca de mi familia y, y los problemas que tendría que enfrentar ahora, y me hizo sentir triste. Finalmente, en este ambiente, como para acompañar a Moritani, derramé algunas lágrimas. Después de eso, por alguna razón me sentí aliviado.

A la hora de la cena, el staff llevó fideos a nuestra mesa y habló con nosotros.
“¿Cómo estuvo todo en la galería de arte?
“Me siento mejor después de llorar”
¿De verdad? Me alegro de que te sientas mejor, todos queremos ser como Ultraman, y salvar al mundo.
¡Ultraman!
Ella dijo con una chispa de humor.
¿Ultramán?
“Así es, pienso que todos en un punto de nuestras vidas deseamos contribuir con la gente y las causas del mundo. Y por ello tenemos que estudiar nuestro corazón”
“Oh, eso es hermoso”

Estaba sorprendido con el pensamiento de que fuimos a ese hotel por esa razón.
Moritani se rio y dijo: “Yo también quiero convertirme en Ultraman”
“Fue un momento estupendo”
“Me alegro de que hayamos venido aquí”
En esta alegre manera, pasamos algún tiempo en Yakushima.

Cuando llegó el momento de irnos, el mismo staff de la galería de arte nos dijo “En agosto, Masaya ofrecerá un concierto en memoria de Matsuda Norie en una galería de arte en Tokio, ha invitado solo a un grupo cerrado de personas. Normalmente no cualquiera puede asistir, pero dijo que tienen su consentimiento para ir. ¿Asistirán?”

Aparentemente después de la muerte de la artista, Masaya no se había presentado en un tiempo, y este sería el primer concierto después de ello. Aunque Moritani con extrema felicidad, dijo que seguramente asistiría, yo dije que
no estaba seguro debido a mi agenda. Firmé una copia del ensayo que había escrito y se lo di al staff. Moritani le dijo al staff que seguramente regresaríamos y de esta manera, dejamos Yakushima.

La trampa tendida de Masaya
Después de dejar Yakushima, en agosto de 1997, siguiendo las palabras de Moritani “Ciertamente estaré ahí”, asistí al concierto después de todo. Se localizaba en Minato. Una casa occidental comparativamente grande, en el lado
izquierdo de una calle estrecha, cercana, la embajada de Corea. Abriendo la puerta había un espacio donde nos quitamos los zapatos, nos pusimos pantuflas y después había otra puerta. Entrando por la puerta, estaba la larga mesa de la recepción. Detrás de ella había dos mujeres. Su atuendo era muy parecido al del personal del hotel, ninguna de ellas llevaba maquillaje, y su pelo estaba muy largo.

Tenemos dos reservaciones bajo el nombre Deyama”
“Esperen por favor”
Respondieron las dos miembros del staff en voz baja.

Después de pagar los boletos de diez mil y algo de yenes, el personal nos dio instrucciones para traer nuestros zapatos y ponerlos en pequeñas bolsas de plástico que recibimos. Estaba nervioso cuando fuimos por las escaleras hacía el sótano y abrimos la puerta posterior, con poca luz, y música de sanación, presumiblemente de Masaya tocándose al fondo. En las paredes del reducido espacio, había pinturas. Cerca de 30 sillas de plástico blanco estaban alineadas.

Aproximadamente de 10 a 19 personas se sentaron en la primera y segunda filas, pero me di cuenta de que todos ellos miraban hacia el suelo, con sus hombros caídos, con un aspecto deprimido. Moritani y yo nos sentamos en la última fila.
Masaya pronto apareció en el escenario. Vi su rostro con claridad en el elevado y sencillo escenario. Parecía que estaba en sus cuarentas de edad, llevaba una camisa de botones, y había un suéter blanco colgado en sus hombros. Tenía un aspecto mucho más fresco que lo que yo tenía en mente. Habló mucho tiempo sobre hacer un concierto en algún momento y sobre la pintora. Finalmente se trasladó a las canciones. De repente una música de karaoke se escuchó de fondo.
(¿Qué?, ¿Va a cantar con un karaoke? )
La gente de la primera fila, sin dejar de mirar hacia abajo, se puso a llorar. Era extraño, estaba confundido, y cuando miré hacía Moritani, estaba llorando como ellos. Cuando terminó la canción, quizás Masaya estaba enfermo. Respiraba ruidosamente. Tomando algunos pañuelos desechables, escupió en ellos, habló y cantó, y esto se repitió por algún tiempo. Lo extraño de la audiencia. Masaya limpiaba su nariz, escupía en público… esas cosas me molestaron. Conforme el concierto avanzaba, el estado de ánimo se hizo más y más extraño, con los hombros temblorosos de algunas personas de la audiencia a causa de su llanto, no podía concentrarme en las canciones

(Esto tal vez sea la reunión de una religión extraña)
El pensamiento cruzó mi mente. Miré a Moritani y ella estaba llorando exactamente igual que los demás miembros de la audiencia, escuchando las canciones de Masaya. Yo era el único que no se conmovía por ellas.

(Inexpresivo, incapaz de llorar, tal vez el que está mal aquí soy yo)
Una hora y media más tarde, Masaya terminó su conversación y salió del escenario. Caminó hacia mí. De pie a mi lado, abrazó mis hombros con fuerza. Probablemente pasaron 5 segundos.

Sin embargo yo pensé, “¿qué?” Sólo oía el sonido de sus pantuflas subiendo por las escaleras.

Jactándose acompañado de la mentira y de la exageración.
Cuando me levanté de mi asiento, uno de los miembros del staff se acercó. Masaya pregunta si les gustaría conocerlo y hablar con él, ¿aceptan?

Inmediatamente Moritani ahora viéndose feliz dijo: “Quiero verlo”

Yendo al segundo piso, ahí Masaya habló y nos explicó más acerca del concierto. “Debuté en el mundo del entretenimiento cuando solo era un niño. A los 19 inicié un negocio, cuando creé el auge de los negocios estudiantiles, a principios de mis veintes, fui propietario de varios cafés y discos. Fundé el Precia Resort en la isla
Yoron, siendo pionero del auge de los resorts. A mis 27 años fui el más joven en la historia en cotizar en la bolsa de valores. Obtuve estatus y fama en la competencia, pero toda esa rivalidad estaba vacía. Fue entonces cuando un miembro del personal me preguntó si quería participar en un cierto seminario y eso cambió mi vida. He estado en la cima, así que puedo entender perfectamente lo que sientes.

“No hay felicidad ahí. Todo es sin sentido”
Masaya hablaba y gesticulaba con entusiasmo, Y yo me veía dibujado en su historia. Entonces el habló acerca de la música.
“No tengo un contrato con una gran firma, pero vendo muchas copias. Pregunta a Sony o EMI y ellos te dirán cuántas copias han sido vendidas. Estuve nominado para el premio del Disco de Oro de Japón por el álbum instrumental del año.”
Hablando de premios, con X, gané también un premio.
(Como el mejor artista vendedor de Japón, aunque lo hicimos aun en los tiempos Indies)

Estaba muy impresionado, Masaya continuó.
“Aunque no soy famoso, puedo hacer este trabajo genuino de tocar los corazones de las personas. Bueno, si mi mirada fuera vender, sería muy preocupante para mí. Les vendo a los que realmente entienden mi verdadero trabajo por la Tierra. Eso es suficiente para mí para continuar. Mucha gente ha tomado mis seminarios. La era de la sanación comienza ahora. Sólo el trabajo real sobrevivirá en el mundo natural.”

En una rápida sucesión, él habló con orgullo. Pero, tal y como sucedió en el escenario, continuó limpiando su nariz y escupiendo en un pañuelo de papel entre pausas. Moritani por momentos también derramaba lágrimas, inhalando por su nariz, estaba completamente absorta en su charla.

“No hablo con cualquiera de los seminarios, pero voy a hablar de ello especialmente para ustedes.”
Masaya comenzó la presentación con palabras profundas.

Nos dijo que su padre era un fiscal, que trabajó de manera muy estricta. En oposición a la imagen de su padre, Masaya asistió al seminario y fue capaz de aceptar su padre. Después de eso, su padre asistió a los seminarios con él, y fue la primera vez que pudo abrazar a su padre. Después de que el vacío en su vida se vino abajo, optó por trabajar sólo para buenas causas.

Como repitió que se trataba de un seminario “especial”, me interesé más.
“¿Qué tipo de seminario es?”
Moritani preguntó con un brillo en sus ojos, Masaya siguió aclarándose la nariz y escupiendo en el pañuelo desechable.

“Bueno, creo que deberíamos dejarlo hasta aquí por hoy. Si quieren saber más sobre el seminario, son bienvenidos a volver aquí en cualquier momento.”
Dijo amablemente, y regresamos a casa.
“Hay tantas personas malas en el mundo, pero por suerte hay gente buena como Masaya.”
Moritani y yo hablamos hasta muy tarde acerca de lo maravilloso que había sido nuestro encuentro con Masaya.

Invitación al seminario
Moritani me acosó una y otra vez para ver nuevamente a Masaya, yo también tenía el deseo de encontrarnos. De nuevo nos dirigimos a la galería de arte en Minato.
Esta vez, Masaya nos mostró la habitación donde vivió hasta el final con su compañera artista.

“No dejo a nadie entrar ahí, pero se los mostraré especialmente a ustedes.”
De acuerdo con Masaya, ella no usaba medios convencionales, pintaba con muestras de maquillaje de sombra de ojos. Masaya nos mostró una muñeca, de 40 centímetros aproximadamente que le había pertenecido a ella. Lentamente lloró sobre la espalda abierta de la muñeca y de allí tomó un paquete, midiendo aproximadamente unos 30 cm, de pelo negro. Era el cabello de la artista.

Me estremecí cuando vi eso.
(¿Por qué nos está mostrando eso?)
Cuando miré a Moritani, estaba llorando. Me sentí triste por ello, pero me asustó.

Masaya dijo: “No era famosa o influyente, pero sus pinturas pueden conmover a cualquiera que
las mire”.

Todo es debido a que ella tomó el seminario, y si talento floreció. Yo también hago música ahora, y mi éxito es debido al seminario. Hice que mis empleados tomaran el seminario y como resultado, nos convertimos en una compañía llena de amor. Es el porqué del que vendemos bien también. Si alguien no toma el seminario, pueden cantar todas las canciones de sanación que quieran y aun así será una falsedad superficial. ¡Las personas que no toman el seminario no son humanas!” Dijo con orgullo.

Me sentí incómodo con estas decididas palabras.
En un periodo de varios días después de la reunión con Masaya, Moritani clamaba una y otra vez.

”Lo que Masaya dice es realmente maravilloso”
“Deberíamos vivir como Masaya”
“Vamos a escuchar más acerca del seminario”
“Deberíamos de convertirnos en artistas sanadores como Masaya”
“¿Qué te parecería cantar canciones de Masaya? Creo que te vendrían perfectas.

Habiendo dejado a X Japan, incapaz de confiar en mi familia, amigos y gente a mí alrededor, la única en la que tenía fe era Moritani. Estaba perdido, acerca de mis planes para el futuro, sentía mucha hipocresía de los otros artistas que hacían labor social.

“Quiero cambiar. Quiero convertirme en un artista sanador genuino como dice Moritani, y trabajar verdaderamente” Pensaba.

Un día, Moritani le preguntó a Masaya.
“¿Puede Toshi cantar una de tus canciones?”
“Si no toma el seminario, no se convertirá en un verdadero artista sanador, por lo tanto, no puede cantar mis canciones. Solo sería una farsa.”

Masaya dijo esto con un gesto muy distinto, así que Moritani le preguntó con voz fuerte
Entonces, ¿puede tomar el seminario?
“Después del seminario de entrenamiento, Matsuda Norie, cayó enferma, no queremos hacer más los seminarios. Pero hay un lugar donde los hacen, puedo mostrarles donde.”

El diálogo con Masaya ese día tomó varias horas.
Estando completamente encantado con esta persona llamada Masaya, mi interés en el seminario se incrementó.

“Solo quiero tomar el seminario con Masaya. No tiene ningún significado tomarlo con alguien más”
Dijo Moritani con aún más determinación de la que yo tenía.

Ni dos horas después de que llegamos a casa, una de las empleadas de recepción nos llamó.

“¿Le gustaría hablar con Masaya?”
Preguntó cortésmente.
“Si realmente quieren, puedo interceder con Masaya para hacer que ustedes tomen el seminario. ¿Están seguros de que desean asistir?”

Moritani, quien escuchó la conversación por el teléfono, sin decir nada, moviendo su boca dijo: “Si, asistiré”
Sin pensarlo respondí “Si, asistiré”
“De acuerdo. Le diré a Masaya que desean asistir a su seminario.”

Unos días después, fuimos contactados.
“Se ha decidido que Masaya prepare un nuevo seminario especial. Por favor esperen nuestra reunión para mayor explicación.”

Ellos enviaron por fax un formulario de solicitud en blanco.

Invitación persistente.
A principios de septiembre de 1997, en el día de la reunión de explicación, estaba enfermo por un resfriado. Tenía una fiebre cercana a los 39 grados. No estaba en condiciones de salir. También tenía dificultad para hablar, por lo que decidí contactar a “Lemuria Island Records” (la cual más tarde se convertiría en Home of Heart) por teléfono. Le dije al encargado de la recepción Yamada (el nombre fue cambiado para proteger su identidad) que no podía ir. Yamada no estuvo de acuerdo.

“¿No puedes venir, de ninguna manera?
“Así es, es imposible”

Minutos después de terminar la llamada telefónica, Yamada me llamó de nuevo.

“Esta es la última oportunidad para conocer la verdad, la estás dejando ir”
Dijo persistentemente, pero con un tono suave.

“Realmente quiero ir, pero no puedo ni levantarme”
Expresé mi decisión terminando la llamada telefónica. Moritani dijo

“Insistimos mucho sobre esto, tienes que hacer lo imposible por ir”
De nuevo, minutos después, el teléfono sonó.

“Masaya está haciendo esto sólo porque tu dijiste que querías asistir. Esta es la oportunidad, ¿Por qué no quieres asistir?”

El tono de voz de Yamada cambió a uno más duro, exigiéndome que fuera. Ella dijo más cosas, pero debido a la fiebre alta, no puse atención a ello.

“Bueno, si voy en este estado, causaré problemas a todo el mundo ahí” Colgué. Moritani insistió en que fuéramos, le dije “ve tu sola”.
Se puso histérica. “¡Si no vamos ambos pierde todo significado!”

Una vez más el teléfono. Esta vez, Yamada mostró dureza en sus palabras.
“¿No estás haciendo lo mismo de siempre, probando tu suerte? ¿Será posible que tengas miedo de conocer la verdad? En este punto, en este momento, el seminario ya ha comenzado.
“No, no es así. Si pudiera, estaría ahí. Tengo fiebre…”
“¿Es solo eso? Esta es tu última oportunidad. No importa si llegas tarde, pero por favor ven aquí.”

Ella terminó la llamada telefónica de esa manera. Tal vez su obstinación me había influenciado un poco.
“Seguramente, ella está diciendo esto por mi bien.” Pensé. Moritani dijo en un tono fuerte.
“¡Tu ego tiene miedo del cambio total que ocurrirá en tu vida! ¡No te dejes vencer!, ¡Vamos!”

Sorprendido por su comportamiento, viendo a esa mujer tratando desesperadamente de convencerme, pensé: “Mi cuerpo se siente muy enfermo, pero debo ir”
Todo me pareció confuso debido a la fiebre, pero me apresuré a llegar al seminario.

Firmando en el mundo oscuro.
Iba un poco tarde para la hora de la cita de la reunión. Fue en el mismo lugar donde fue el concierto de Masaya. Las mismas sillas allí. Y alrededor de una docena de personas allí. Esta reunión de explicación era un tipo de simulacro del seminario, donde aprenderíamos que tipo de prácticas se realizaban en el seminario real. Primero era “Compartir” donde hablábamos acerca de nuestro pasado y experiencias, después hablamos de lo que sentíamos en el presente. El primero en compartir fue Morikawa (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad), un hombre que aparentemente estaba en sus treintas. Masaya dijo su nombre y se sentó donde Masaya había cantado en el concierto previo. Usaba lentes enmarcados, su aspecto bajo y robusto le daban un aire de independencia. Usaba un traje andrajoso, era alguien que no me daba la impresión de ser una persona limpia. Yo estudié en la universidad de Tokio, pero no importa cuántos reconocimientos tuviera, me sentía vacío. Si no hubiera estudiado, mi abuela me habría amenazado con un cuchillo. El procedió a contar su experiencia de abuso y lloró. Simpaticé con él pero me sentía incómodo sobre el hecho d tener que decir mi propia infortunada historia del pasado, sollozando enfrente de la gente. La otra docena de personas presentes lloraron cuando Morikawa contó su historia. El pensamiento del último concierto cruzó por mi mente.

(¿Esto es algún tipo de extraña religión?)
Masaya tomó el micrófono.
“Tu experiencia puede ser diferente pero ¿no tiene acaso los mismos elementos? Por favor piensa desde el fondo de ti tu propia experiencia mientras escuchas.”
El siguiente en “compartir” fue el dentista Shirada (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad), estaba alrededor de sus cuarentas y su rostro parecía el fusible de Akira. Los lentes plateados lo hacían parecer un médico.
“Yo tuve una familia de psiquiatras, y tenía miedo de que la gente que me rodeaba pudiera averiguarlo. También tenía miedo de que pensaran que yo era también uno. Me asustaba. Pensé que convirtiéndome en doctor, y tener gente que me llamara “doctor” me haría feliz. Con gran esfuerzo, me convertí en dentista pero no encontré felicidad en ello. Nos dijo llorando.

“Cuando lo escuché, pensé, “pensando sobre ello, realmente me siento identificado. Aun y cuando pensé que X Japan era muy popular, sólo me trajo problemas con dinero y con los que estuvieron involucrados. Pensé que era feliz,
pero no lo era. En lugar de eso, mis preocupaciones solo se incrementaron…” Sentí mi pecho contraerse, pensando en ello. En la sala subterránea con poca luz, con todo el mundo llorando, comencé a sentirme miserable. La voz de Masaya se escuchó.

“¿Tienes alguna experiencia como un complejo de inferioridad o algo que hayas sufrido en tu niñez que no quieras decir? Este es un lugar para sentirse aliviado contando su historia.

(Decir esas cosas vergonzosas en público requiere mucha fuerza)
Yo estaba impresionado. Y más y más, mi interés en el seminario se incrementaba.

Después de eso, Masaya nos explicó acerca de los seminarios. Masaya dijo que él sería el facilitador principal.
“Hay un deber de confidencialidad para los entrenados”, no puedo decir nada más que eso acerca del seminario” no podía decirnos los aspectos concretos del seminario, pero explicó que si tomamos el seminario “Gradualmente sabrán la verdad”. Estarán conscientes de la razón por la que nacieron y cuál es su deber” repitió.

Cuando la plática terminó, todos los asistentes fuimos separamos en grupos. Se nos indicó a Moritani y a mí que nos sentáramos en un sofá lejos de la demás gente. Se nos dio una forma de registro. Yamada nos dijo que la llenáramos. Sentí una fuerte inclinación a unirme al seminario. Pero necesitaba confirmación de mi agenda y debido a la fiebre, mi juicio estaba deteriorado. Pensé que debía esperar algún tiempo y volver después. Moritani, diciendo que ella quería participar, pronto escribió su nombre en la forma.

Cerca de nosotros, Yamada y los otros miembros del staff me persuadieron arduamente.
“Elige ahora. Es un rasgo tuyo no elegir las cosas inmediatamente. Destruye ese hábito ahora.”
Moritani me presionaba para dar una respuesta.
“No hay razón para que no te decidas ahora. Tu agenda se resolverá después”
Estaba indeciso. La persuasión del personal continuó por una hora. Esta era mi primera experiencia de coerción hasta ese punto.
“Este es tu verdadero patrón. Podemos ver a través de los rostros de aquellos que lo hacen. ¿Vives con miedo? Por favor, escoge ya.

Más palabras de persuasión vinieron de Moritani.
“Si no asistes, nada cambiará”

Sin tener lugar para escapar, todo borroso por la fiebre, escribí mi nombre en el papel de registro. Al día siguiente pagué nuestro registro sumando un total de 70,000 yenes a una cuenta de banco específica.
En mi corazón pensé, “cuando llegue el día no tengo que ir”. Pero que la firma, que ahora no podía deshacerse, fue mi boleto para “el mundo oscuro”.

Al final, participación en el seminario
¿Por qué lo escondí?… el 27 de septiembre de1997, el día para asistir al “auto entrenamiento en la isla” había llegado. Naturalmente, escondí esto de toda la gente que conocía, había llevado esto bastante lejos.

Moritani abrió las puertas del cuartel principal de “Home of Heart” yo aún dudaba. Moritani me arrastró del brazo hasta ahí. Cuando estaba quitando mis zapatos, pensé, “Si, deberíamos volver a casa”. Me puso los zapatos de nuevo. Viendo que me ponía los zapatos, Moritani me entregó la etiqueta donde estaba escrito mi nombre. Yo estaba indeciso si volver a casa o asistir. Después de un rato, de pie aun, seguí a Moritani y descendimos las escaleras hacia el sótano.

Dejando nuestro equipaje en un lugar específico, nos sentamos en nuestros asientos asignados. Las sillas eras las mismas, de plástico blanco. Divididos por sexo la gente que estaba ahí, excepto yo había otros cuatro hombres.
Exceptuando a Moritani, había 5 mujeres. Llegaría a conocer a esos hombres más adelante, todos los hombres, excepto yo, eran personal de Home of Heart. Aparte de una mujer como de unos cincuenta y tantos años, Fukada (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad) todas las mujeres allí eran también personal de Home of Heart, en un pizarrón blanco había un papel con lo siguiente: “Este es un entrenamiento para que te veas a ti mismo”

A continuación Masaya apareció.

Usaba ropa cómoda de una tela suave y una chamarra rompe vientos encima.

“Por favor siéntanse libres de pasar los próximos 10 minutos como ustedes quieran. Nos informó y desapareció.

(Él dijo que hiciéramos lo que quisiéramos, huh…)
No supe que debería hacer, estaba nervioso, observando a los otros a mi alrededor, todo el mundo miraba hacia el piso. No parecían que quisieran iniciar una conversación así que me senté de la misma manera. 10 minutos después,
Masaya apareció una vez más, y comenzó a hablar.

“Algo sucedió en esos 10 minutos, ¡Era tu vida! ¿Alguien se preguntó acerca de su alrededor?, ¿Alguien se sintió preocupado acerca de qué sucedía?, ¿Alguien sintió ansiedad acerca de lo que debían hacer?, ¿Alguien pensó acerca de lo que esto podría significar? Eso es tu propia vida.

Yo pensé, ¿qué?, esa era la manera en la que me sentía. Todos los demás oyentes presentes bajaron sus hombros y comenzaron a sollozar. Sentí algo extraño.

(Bueno este seminario se está poniendo interesante) Esto despertó mi interés.

Entonces lo primero que comenzaría, fue la “práctica de encuentro” “primero, caminarán alrededor de la habitación con alguien más, en silencio. Cuando los dos se encuentren, sin reaccionar, mírense. Después, escojan una de las tres
opciones para describir sus sentimientos y díganselo a su compañero. Las opciones son “Fácil de abordar” “Difícil de abordar” “No estoy seguro”. Inicien por favor”

Dijo Masaya en el micrófono y todos los presentes comenzaron a moverse. Identifiqué casi a todos mis compañeros como “Fácil de abordar”. “No estoy seguro” fue solo para dos de ellos. En realidad quería decir “Difícil de abordar”
pero elegí “no estoy seguro” en su lugar. Por cierto, casi todos de los 10 o más personas presentes continuaban informándome que era “Difícil de abordar”, Yo estaba en shock. la última compañera era Moritani. Le dije que ella era “Fácil de abordar”, sin embargo, ella me dijo que “No estaba segura” de mí.

Esas palabras se hundieron en mi mente. Pensé que en su corazón yo era alguien con quien ella se sentía familiarizada. Seguramente estaba pensando demasiado en ello. Pero la manera en que Moritani lo dijo.

Masaya continuó.
“¿Hubo alguien a quien no quisieron confrontar o inclinarse cortésmente hacía él?
Tal vez tuvieron miedo de uno de sus compañeros y aun sin pensar, se defendieron a sí mismos. ¿Hubo alguien que mintiera, diciéndole a su compañero que “No sabían” o que el compañero era “Fácil de abordar”, cuando en realidad
pensaron que esa persona era “Difícil de abordar”? tal vez sintieron miedo por cómo podrían reaccionar si decían la verdad. ¿Les dijeron a los otros que eran “fáciles de abordar” porque piensan que son “Fáciles de abordar”? tal vez estaban tratando de halagarlos para que dijeran cosas positivas de ustedes”

(Lo tengo, Así es como yo era. Toda mi vida había sido así)
Yo estaba muy admirado, y una vez más mi interés creció.
Después de eso, fue tiempo para una explicación de las “grandes reglas” fue una larga explicación, tomó cerca de dos horas. Fue sobre las cosas básicas como que teníamos que prestar atención para la hora de tomar el seminario. Me sentía dormido a la mitad del camino a través de la explicación. Como siempre, Masaya seguía limpiando su nariz y escupiendo en un pañuelo entre minutos. Resumiendo el contenido, se trataba de “Participar al 100%”, “Siga todas las cosas que el entrenador instruya”, “No revelar a los de afuera los contenidos del seminario”, entre otras cosas.

Después de la larga explicación, Masaya nos preguntó.
“En adelante, elijan por favor si continuarán asistiendo al seminario o no”
No tenía más importancia ir a casa en ese momento. Para los que no siguieran, se regresaría el dinero de la inscripción.
“Ahora les pido a todos ustedes ponerse de pie y cerrar sus ojos. Aquellos que deseen continuar en el seminario permanezcan de pie, aquellos que no deseen continuar en el seminario, por favor siéntense”

No sentí la presencia de alguien que se sentara.
“Ahora vamos a hacerlo a la inversa. Aquellos que deseen continuar en el seminario, por favor siéntense. Y aquellos que no deseen continuar en el seminario, por favor pónganse de pie.

Tuve toda la voluntad de continuar en el seminario en ese momento, así que me quedé en el grupo de los que querían continuar.
“Muy bien, todos los miembros continuarán” dijo Masaya, y procedimos al siguiente entrenamiento.

En el momento de la comida, el grupo de hombres se sentó en un círculo en el suelo con el conjunto de alimentos suministrados, hablando de las dolorosas experiencias de la infancia de los otros que habían hablado previamente acerca de su experiencia en el seminario, y su progreso en la vida. Estaba más interesado que nunca. Uno de los hombres, de unos treinta años, un acupunturista que más tarde sería mi asistente, parecía ser muy independiente con un traje y anteojos plateados, pero incluso el habló apasionadamente acerca del seminario.

Recuerdos distorsionados
En el segundo día del seminario, comenzamos “Compartir”. Era un ejercicio de hablar enfrente de todos los presentes acerca de las experiencias tristes de su infancia. Para mí, la primera vez que escuché de eso, pensé que todas eran muy malas experiencias. En una de las historias, la persona vivía en una casa en su infancia tenía una habitación antigua destinado a encerrar a los delincuentes. Allí, su familia encerraba al tío de la persona que sufrió un trastorno psicológico. La persona no tenía elección más que sentir miedo de su tío, y tener miedo de los
tíos de otras personas. Vivía cada día deseando que su tío no estuviera ahí… esa fue una de las experiencias compartidas con nosotros. Masaya elogiaba a los que contaban su experiencia con malas palabras, diciéndoles “Ok, ok, eso es bueno”.

Por otro lado, si alguien contaba una experiencia habitual, les preguntaba, “¿No sucedió tal y tal cosa?”, ¿Tu hermano no decía esto o aquello?, “No hay nada excepcional en tu historia, así que no puedo conocerte” él guiaba.

Con su orientación, las historias fueron distorsionadas, exageradas hacia una orientación extrema o trágica.

La mía fue así.
“En mi infancia, tuve un complejo a causa de mi hermano, que lograba muchas cosas”
“¿Sufriste algún tipo de violencia o abuso por parte de tus hermanos?”
“Recibí una bofetada en la cara, y una vez estuve atrapado en el futón”
“Por lo que te trataron muy mal. Pasaste tu vida con miedo de tu hermano y trataste de convertirte en un buen hijo para escapar de eso. ¿Qué hay acerca de tu madre?
“Ella se quejaba mucho de mi padre”
“¿Te dijo que la escucharas para que así no te convirtieras en un hombre como tu padre?”
“Ah, sí”
“¿Te convertiste en una estrella famosa debido a las cosas que te dijo tu madre?”
“Desde que era un niño, escuché de mi madre cosas como que quisiera haber sido famosa como Misora Hibari”
Mientras hablaba con Masaya, empecé a creer de verdad que sufrí malos tratos de mis hermanos y que mi madre había proyectado su deseo de ser famosa en mí.

Preparándome para matar a mis padres y a mis hermanos
(Nota del traductor: por favor, esté consciente de la violencia y la descripción grotesca en este y los siguientes sub-capítulos)

La “terapia” para expresar todo mi dolor, la ira y el resentimiento por mi educación había comenzado.
Tuve que imaginar un colchón enrollado en el suelo como si fueran mis padres y hermanos y golpearlo duro con ira. Al principio no podía imaginar cosas negativas. Aún más decir cosas negativas a mis padres y hermanos. Me sentía mal y con náuseas.

Masaya dijo en voz alta.
“Amas las cosas positivas, por eso no puedes decir tus verdaderos sentimientos o cosas negativas. Tienes un impedimento. Un gigantesco bloqueo. Por eso se siente con náuseas. Eso es algo que tus padres plantaron en ti para hacerte obediente. ¡Deshecha esa manera de ser y se libre! ¡Destruirla!” Sentí odio de sí mismo a causa de mi debilidad “Seguramente quería ser un niño bueno. No luché, pero no era porque fuera un pacifista, odiaba a todos, pero tenía miedo de vengarme”.

Los otros hombres del grupo se me acercaron y agitaron las cosas
“Mira, tus hermanos vienen a atraparte”
“Tu madre te está diciendo que seas famoso, ¡que te conviertas en una estrella!
¡Derríbalos para que no puedan obligarte a hacer lo que no quieres!, ¡Hazlo para que de esa manera nunca puedan decirlo de nuevo!
¡Ah! ¡Todo es su maldita culpa de que me convirtiera en un débil idiota! ¡Hijos de puta!

De repente grité y caí sobre mis rodillas, golpeando el suelo. No podía ver nada en mi ira, y no podía dejar de insultar, una y otra vez a mis padres y hermanos. Uno de los hombres asistentes me llevó a un lugar que era la “habitación de terapia”. Que tenía una gruesa puerta a prueba de sonido. Dentro había equipaje y otras cosas, como si fuera algún tipo de espacio de almacenamiento. Era una pequeña habitación sin ventanas, y cuando apagaron las tenues luces, se hizo completamente oscuro. Habían ordenado que me pusiera allí tumbado boca abajo sobre la alfombra del piso. Recibí un cuchillo de juguete del hombre que me asistía.

“¡Destripa a esa madre tuya!, ¡Hazla trizas!, ¡Sacar los ojos de tus hermanos!
¡Mátalos para que no puedan volver nunca!
¡Wah! ¡Muere hijo de puta!, ¡Muere! ¡Muere!
Grité y lloré como un loco, escupiendo todo el odio.

Oí la voz enojada de Masaya desde el micrófono también hicieron eco los gritos del personal y de los participantes.
Perdí la noción del tiempo. Pasé más de dos horas allí, luchando con la alfombra del piso. Mi cuerpo y mi mente seguramente se derrumbaron a causa de eso.

Mis recuerdos habían sido deformados y manchados con el odio. Pronto, mi corazón se transformó.

Práctica con violencia = reacción
“Diada de los deseos” “Formación integral” “Imaginación Meditación” “Juego indio”. Habiendo tenido esas prácticas en el segundo día, pensé que el seminario era genial y que Masaya era una persona maravillosa. Todos los todos que estábamos en preparación, hombres y mujeres fueron separados. No sabía cómo le estaba yendo a Moritani, pero podía oír de vez en vez gritos fuertes y sollozos. Parecía ser un entrenamiento asertivo.

Tuvimos una práctica llamada “retroalimentación”. “Retroalimentación” era “aun y cuando el puro tu es maravilloso, recordarás lo diferente que te has vuelto. Si no puedes confiar en tus compañeros, no serás capaz de hacerlo.” En el cuarto subterráneo, estaba tirado en una de las “salas de terapia”, me quedé tumbado en el suelo, los otros participantes me rodearon, tocaban mi hombro y algunas veces me golpeaban, gritando a mi oído, me bañaron con palabras violentas.

“Fuiste golpeado por tu hermano, no quiero ni mirarte a los ojos. ¡Querías tanta fama y estatus, que incluso fuiste tan lejos como convertirte en una estrella y por tu hermano, te has convertido en un hombre ególatra podrido!” “Tu madre te dijo que te convirtieras en famoso y tuvieras estatus, y en tu infancia, querías que ella te reconociera que te amara y no te abandonara. Fuiste engañado, subiste a la cima del estatus de estrella y la gente que te rodeaba como moscas dijeron que tenías valor, te echaron a perder, es por eso que la barbilla te creció, ¡te convertiste en un hombre de barbilla monstruosa!”
“Laméntate de tu propia lamentación”
“¡Fue doloroso, fue triste pero querías ser conocido!

Cada uno de los participantes en torno a mí me golpeó en la espalda, mientras yo lloraba, gritaba. Si no lloraba, decían, “Si no lloras, es que no oíste lo que decimos, con ese ego maniático tuyo, ¡Te has convertido en un monstruo de ego!”

Golpeaban mi espalda con fuerza de nuevo. En ese momento, la canción de Masaya “Como un pájaro que vuela en el gran cielo” sonaba fuertemente.

“¡Llora!, ¡Tu terrible ego se desplomará!”
“Lloré, sobre todo por el miedo extremo, su odio y dolor.
“¡Eso es correcto! ¡Reconoce la mala persona que eres!
“¡Llora más, llorar más! ¡Aflígete más! ¡Realmente eres una persona deplorable!

Masaya gritó en el micrófono.
“A pesar de eras un niño puro que vino a la tierra para cumplir con su deber, creíste que eras hijo de esos padres, te convertiste en propiedad de esos padres, escuchaste a tus padres, su feo orgullo y su fuerte ego crecieron con el afán de reconocerte, te utilizaron, queriendo desesperadamente se amado. ¡Aflígete por tu propia lamentación! Eres un hijo de todas las cosas, y para cumplir con tu deber con todas las cosas, naciste fuera de ello. Pero tú creíste en tu nombre, creíste en la idea de alguien de (bueno, malo, victoria, pérdida), creíste en el sentido de valor ¡Maldito gran idiota de la industria!”

Además de los participantes masculinos, varias mujeres me rodearon y gritaban histéricamente cuando golpeaban mi espalda con fuerza.
“No pierdas el tiempo, ¡tú ególatra!”
“¡Dabas asco con esa banda brillante, tú hombre inferior!”

Sin lugar a dudas, oí los gritos enloquecidos de Moritani entre ellos.
“¡Tú eres lo peor, el más baja de todos los ególatras, gusano!”

Con todo ese abuso, todos los insultos, y también con mis llantos y gritos, perdí el conocimiento. Todo se volvió blanco. No sabía si esto era un sueño o si esto era realidad. Todo se volvió distante y perdí la noción del tiempo.
Incluso con las cosas a este nivel, el prólogo no había comenzado aún.

Odio cultivado en contra de mi familia
Fue el tercer día del seminario. Hablé con los otros participantes acerca de lo que me había dado cuenta.

“Desde que era un niño, tenía un complejo de inferioridad para con mi hermano, que tenía una cara bonita y era muy popular. Me asustaba por la violencia de mi hermano mayor, y para decir la verdad, yo le envidiaba. Tenía miedo, y yo jugaba, superficialmente, a ser el niño bueno. Entonces mi otro hermano era extremadamente inteligente, y me hice un complejo también. Temeroso de su violencia, pretendía ser el hijo obediente, pero también me daba envidia de mi hermano. Me intimidaban, llamándome basura. A menudo me preguntaba si yo era un niño no deseado.

También escuché a menudo de mi madre que quería que el tercer hijo fuera una niña. Siempre con miedo, me comportaba como una niña para que no me abandonaran mis padres. No elegí el camino de la música, porque
me gustara, sino porque buscaba la aprobación de mi madre de ser famoso para que mi vida pudiera ser válida. Quería huir del dolor en mi corazón, así que elegí la manera que haría que le agradara a mi madre. Desde mi infancia, tenía miedo de los valores de la gente, así que viví siempre analizando a mi madre y las expresiones de mis hermanos. Me disgustaba mi poco interesado padre que era un funcionario público. Odiaba mi fea cara con esta gran barbilla. Tenía miedo de la intimidación y la gente que se reía de mí, por lo que, siguiendo el deseo de mi madre de convertirme en famoso en el mundo del entretenimiento. Podría ganarles a mis hermanos. Sería reconocido por mi madre y nadie iba a burlarse de mí. Pensé que eso me traería felicidad, que me gustaría vivir así. Pero incluso dándole la vuelta a mi complejo de inferioridad, siendo famoso, teniendo el estatus de estrella y teniendo dinero no fueron suficientes para hacerme feliz. Sólo tuve problemas, y yo fingí ser una estrella superficialmente, poniendo una falsa buena cara. Fue muy doloroso y difícil. Tenía miedo de decir algo que pudiera hacerme fallar.

Cualquier otra posición o el reconocimiento o por mucho dinero que hice, no podría ser feliz. Me di cuenta que sólo quiero ayudar a la tierra y ayudar a los niños”.

Mientras las lágrimas corrían por mi cara, dije todas esas palabras.

Fatalidad inevitable oculta detrás de “exaltación y profunda emoción”

La próxima práctica del seminario consistió en escoger una palabra que resumiera cómo vivir desde ese momento en adelante. Se llamó “Nombre de vida”

Mi respuesta fue “Amor”
Después de un momento de silencio Masaya refunfuñó.
“Amor” fue también la palabra que mi amada Matsuda Norie escogió… es posible que ella esté guiando a Toshi… ”

(Eh, ¿es eso?….)
Sentí mi destino en esta coincidencia. Y me preocupé por Masaya. Las siguientes palabras de orientación de Masaya proclamaron que iba a “Ayudar a construir un mundo donde los niños podrían vivir sonriendo”. Con esto “Nombre de vida” había terminado.

“Hasta ahora, mi vida estaba mal”.
“Tengo un fuerte y feo orgullo (ego), pero ahora voy a vivir de acuerdo a mi “Nombre de vida”

“Nunca voy a volver a esa vida infernal”
“Estoy viviendo una nueva vida ahora, volví a nacer”

Me sentí muy reconfortado.
Después, tuvimos una “graduación”. Todos nosotros estábamos con ramos de flores.

Pensé que Masaya sería el que iba a estar allí, pero en su lugar, había una mujer que fue uno de sus gerentes superiores Suzuta (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad). Por supuesto, al igual que los otros miembros del personal, tenía el pelo largo y liso y sin maquillaje en absoluto. Ella era baja de estatura, llevaba gafas plateadas y parecía ser de unos treinta años. Se movió y derramamos lágrimas mutuamente. Aún estaba agradecido con la paciente Moritani que me trajo aquí. Lleno de emoción y motivación, el seminario había terminado.

Maldición, una cadena de seminarios
Como el seminario había terminado, los miembros del staff de Home of Hearth Yamada y Shimizu (los nombres han sido cambiados para proteger su identidad) me preguntaron acerca de mis impresiones, frente a mis ojos, de repente, me extendieron una hoja de papel. En ella estaba escrito “Inscripción para “Entrenamiento de Creación” ”

“¿Qué?, ¿de nuevo?”
No sabía que pronto habría otro seminario, me sorprendió. Habría un período de 90 días de seminarios. El día para asistir fue elegido rápidamente. Después de tomar el primer seminario, pensé que algo en mí había cambiado. No creo que deba asistir a otro. Pero 90 días era simplemente imprudente. En ese intervalo, tendría que ir a Home of Heart muchas veces a la semana. Tenía muchos compromisos con mi carrera en solitario, en mi posición pensé que iba a ser imposible.

“Tengo que echar un vistazo a mi agenda, me pondré en contacto con ustedes cuando llegue a casa”

Me negué. Habiéndome negado, pronto Yamada me regañó.
Una vez más, con ese patrón tuyo. Debes tener cuidado. ¿Es más importante tu trabajo egoísta que el conocimiento de la verdad?
Moritani, que estaba sentado a mi lado, se extendió.
“¡Si no continuas, esto pierde todo significado” si no decides ahora, vas a ser como antes! ¡Toshi asiste! ”

Shimizu continuó: “Acabas de asistir a un seminario destinado a sacar esa debilidad fuera de ti. Si regresas al mundo exterior, todo va a regresar a como era antes, ¿eso está bien para ti? ¡Esta capacitación se inició de nuevo porque realmente te atrajo a ti mismo! ”

Con el recuerdo persistente del seminario, me parecía que mi vida antes de tomar el seminario fue desastrosa, un infierno aterrador.

(Si puedo, no quiero volver a esos días difíciles…)

Los elementos de la ansiedad eran muchos, pero con la presión de los que estaban a mí alrededor, firmé el registro, y llenaron los formularios para el pago del depósito bancario para el período de 90 días. El precio de los dos era
alrededor de 30.000 yenes. Después de eso, Masaya me dijo que tenía que tener más “terapia”, así que fui a la “terapia”. Eso fue una tortura extrema porque yo estaba renuente a asistir al próximo seminario.

“No importa que buena energía tengas de asistir al seminario, sigues teniendo egolatrías a tu alrededor. Si tu padre y hermanos te llevaran de vuelta, ¡tu vida volverá a ser el infierno!, ¡Si asistes al seminario sabrás si vas a regresar a esa vida infernal o no! ¡Simplemente mata ya a esos padres y a esos hermanos que te hicieron convertirte en un cobarde!”

La “terapia” continuó durante muchas horas, y mareado, regresé a casa a altas horas de la noche.

La zanahoria y la vara acercándose * Comienza el lavado de cerebro

Desde ese día, Fui contactado por Home of Heart todos los días. Inmediatamente, llegó un fax de Home of Heart, sobre la continuación del seminario. Me enviaron la letra de dos canciones de Masaya, “May you choose love” (Puedes elegir el amor) y “Like a bird flying in the great sky” (Como un pájaro que vuela en el gran cielo).

Escrito a mano, Masaya escribió: “Al verdadero líder del futuro”
Recibí una llamada telefónica desde Home of Heart.
“Masha-masha (Masaya) dice que usted tiene permiso para cantar esas canciones. Se trata de un permiso especial”

Yo estaba realmente feliz. Pero me sentía deprimido por los próximos seminarios. Moritani me dijo.

“Tal vez él tiene expectativas de ti. Tienes que tomar los seminarios con el fin de convertirte en alguien que pueda cantar verdaderas canciones sanadoras. ¡Eso es genial! ¡Podrás cantar las canciones de Masha-Masha!”

Moritani saltaba de alegría. Desde su metamorfosis desde el momento de la “retroalimentación”, realmente pensé que ella estaba haciéndolo por mí.

La respuesta fue la vara, pero esta era la zanahoria. No tenía ni idea de que el control de la mente (lavado de cerebro) ya había tenido lugar.

La explotación laboral, una solicitud forzada
El siguiente contenido del seminario consistió en preguntar e invitar a más personas (Esto fue llamado “enrolarse”) para el primer seminario al que participé, “Auto-entrenamiento en la isla”.

Excluyéndome a mí, todos los participantes eran personal de Home of Heart. Tuve que anunciar la cantidad de personas y la promesa (esto se llamó “Comprometer”) de que los traería. Este fue el período de entrenamiento de 90 días. Pero una vez a la semana se celebraba una reunión en Home of Heart, necesaria para informar de la situación actual de tu logro.
*: “Zanahoria y vara” es un método de manipulación psicológica que combina una recompensa con castigos no se garantiza si la recompensa se da siempre.)

(¿Por qué debo invitar gente? voy a revelar información a los de fuera. ¿Qué pasará si alguien famoso como yo lo hace?…)

Inmerso en esto el miedo me golpeó. Una vez más me arrepiento de haber venido a este lugar. Los otros participantes habían propuesto a 5 o 10 personas. Yo también había prometido “enrolar” a 10 o más personas. Pero, Masaya no estaba de acuerdo con eso.

“He inscrito a cientos de personas. Con tu música ególatra, podías llenar el Tokyo Dome con 50.000 personas ¡¿y ahora no te puede trabajar por la verdad?!”

Hizo la comparación con XJapan y una vez más, pasé a través de la violencia y el abuso de la “retroalimentación”. Los miembros del personal Shirota (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad) y Kimiya (El nombre ha sido cambiado para proteger su identidad), dijeron:

“¡Ustedes eran los autores de ese repugnante visual rock visual!”
“¡Eres un sinvergüenza que pervirtió a los jóvenes!”

Entonces, fue Moritani.
“¡Dijiste que quieres salvar a la gente, lo menos que puedes hacer es que ellos asistan al seminario! ¡¿Por qué no puedes hacer esto bien?!”

El abuso continuó, me golpearon la espalda con fuerza. “No, no es así” traté de negar su intención de abuso, a continuación, una de las empleadas superiores, Sato (el nombre ha sido cambiado para proteger su identidad), gritó histéricamente:

“¡La razón por la que tu hombro aún es rígido es porque tienes una resistencia, diciendo que no es así’!, ¡Eres un monstruo!

Ella me golpeó con violencia en el hueso de mi hombro. Todavía resistí.

(¡Maldita sea!, no es así, ¡De verdad! ¡No es mi maldita culpa!)
Esta vez, Moritani gritó histéricamente.

“¿Todavía te estás resistiendo?, ¡Dame un respiro ególatra! tu ego es tan fuerte que nunca serás capaz de reconocer sus errores, ¡Pervertido!”

No pude ocultar mi sorpresa cómo Moritani gritó con ira extrema y violencia. La “retroalimentación” estaba destinada a ser una práctica de consejos, pero poco a poco, el terror de ir a través de la “retroalimentación” se hizo cargo de mi mente y cuerpo.

Aún y cuando en mi mente sabía que era imposible, con miedo de la violencia y abuso, prometí “enrolar” miles de gentes al seminario.