Capítulo 3. Conociendo El Rock
Parte 2. Promesa con un amigo de la infancia

Traducción al español: Sakura Hayashi
(@SakuXJapan252)


Yoshiki se preparó exitosamente para los exámenes en el instituto de música y pronto pasó del último lugar de aprovechamiento a estar entre los primeros 100. De cualquier manera, no solo las disciplinas académicas fueron necesarias para los exámenes. Desde que Yoshiki era el único en la escuela que quería entrar en el Instituto de Música, tuvo que faltar a la escuela varias veces, para practicar piano en casa.
Mientras tocaba, las emociones envolvían a Yoshiki, y su corazón parecía depurarse. Como una lluvia de verano que se vierte de repente en el suelo, llenando todo de humedad de vida y lavando todo el polvo así el corazón de Yoshiki era lavado por la melodía que llenaba su cuerpo por completo. En esos momentos se convertía en su verdadero yo.
No había habido un precedente en la Escuela Awa de que uno de los estudiantes entrara en el Instituto de Música. Por lo que, los maestros que evaluaron la seriedad de Yoshiki, respiraban aliviados y en su tercer año de estudios hacían todo lo posible por apoyarlo. Mientras que el cabello teñido y la chaqueta larga no habían desaparecido las fricciones con los maestros se detuvieron por completo.

La preparación para el examen estaba consumiendo su tiempo, pero Yoshiki, aunque con dificultad, continuó la actividad de X. Ensayar con los miembros de la banda era la única salida para él. En las reuniones de vez en cuando, ensayaban las canciones compuestas por Yoshiki y gradualmente expandieron su repertorio. Lentamente, la distancia entre X y otras bandas de alumnos de preparatoria que solo copiaban canciones de músicos famosos fue creciendo. Sin embargo, ¿Cuál era su nivel personal? Tanto Yoshiki y Toshimitsu, creyendo en su música hacían esta pregunta más de una vez.

Yoshiki y Toshimitsu, de pie en el escenario durante el festival cultural, sentían un gran entusiasmo y estaban asombrados por la respuesta de los oyentes. Prácticamente no había bandas entre los escolares que cantaran sus propias canciones, por lo que entendían que la novedad de la música se había convertido en una de las principales razones de su popularidad. Sin embargo, no podían comprender completamente cuál era su nivel comparado con otros grupos.

“Por lo tanto, deberíamos alguna vez tomar parte en una competencia” – ofreció Yoshiki y ninguno de los miembros de la banda tuvo objeciones. Y poco después de que pasaron al tercer grado de preparatoria, aplicaron para participar en el concurso EastWest de la provincia de Chiba, organizado por Yamaha.
Por primera vez tenían que irse para presentarse de Tateyama a Chiba. En contraste con el festival cultural, donde no estaba permitido presentarse con ropa ordinaria, aquí los músicos tomaban el escenario en playeras idénticas y pantalones negros. Yoshiki se maquilló y acomodó su cabello verticalmente. Toshimitsu, envuelto en cadenas, cantaba, alternando el canto con fuertes gritos, como si amenazara a los oyentes. Uno de los miembros del grupo había sido castigado por los maestros justo antes del concurso y actuó con la cabeza rapada.

La melodía seleccionada para el concurso fue “I’LL KILL YOU” y la aguda voz de Toshimitsu destacaba fuertemente frente a otros grupos. El guitarrista también mostró una gran interpretación durante su solo, sorprendiendo a los jueces y el público.

Ese día uno de los oyentes en la sala nacido y criado en Chiba fue Tomoaki Ishizuka, que había dejado la escuela secundaria y como guitarrista organizó una banda de rock con sus amigos. La elocuente presentación de los cinco músicos de Tateyama y la maravillosa técnica del baterista despertaron un gran interés en él. Sin embargo, no intercambiaron una sola palabra ese día, y sólo cuatro años después, en 1987, Ishizuka se unirían al grupo bajo el nombre de Pata como guitarrista. Pasaron varios años más tarde, cuando Yoshiki e Ishizuka se reunieron de nuevo en un live-house y se familiarizaron el uno con el otro.

Tras el final de las presentaciones, los organizadores anunciaron los ganadores. Y a pesar de que X, como banda, no recibió premios, Yoshiki fue galardonado como el mejor baterista. Participando en el concurso con el fin de poner a prueba su fuerza, fue capaz de obtener el primer lugar entre los bateristas. Recibiendo un pequeño diploma, Yoshiki trató de mantener la misma expresión de su cara, pero por supuesto, no podía ocultar su alegría. El músico de 17 años de edad se llenó de orgullo por su propia actuación, por la singularidad de la música de X, y por ser capaz de comunicarla a los demás.

Poco a poco el tiempo de los exámenes de ingreso se iba acercando. Fue necesario enviar documentos a la institución seleccionada y ciertos resultados eran necesarios para eso. Por lo tanto, la carga educativa aumentó aún más.

Y justo antes de las vacaciones de invierno Yoshiki, pasando el tiempo en la preparación para los exámenes, recibió la visita de Toshimitsu.

Desde la escuela primaria, se reunían a menudo en la habitación de Yoshiki y escuchaban música. En la secundaria, como si fueran primos el principal tema de conversación, se veía favorecido tanto por la música rock como por los asuntos de la banda. En ese día, Yoshiki y Toshimitsu discutieron el destino de X después de su graduación hasta altas horas de la noche.

Yoshiki tomó una jarra de jugo de la nevera y le ofreció a Toshimitsu, quien continuó llenando su boca con un chocolate con cacahuate con apetito. Yoshiki tenía miedo del acné, por lo que no tocaba el chocolate, y sólo miraba con envidia a su amigo.

“¡Toshi, comes tan sabroso!” – No pudo contenerse.

Cuando era niño, Yoshiki fue llevado al hospital por un ataque de alergia alimenticia al chocolate, por lo que después de eso se convirtió en un producto prohibido durante mucho tiempo. En la escuela secundaria, la alergia al chocolate se había ido, pero debido al miedo al acné se contuvo con todas sus fuerzas y, ahora miraba a Toshimitsu, alegremente devorando su chocolate favorito y él todavía no había comido ni un pedazo.

Después de un rato la conversación se reanudó con renovada intensidad. Toshimitsu miró a Yoshiki.

“Entonces, ¿qué hacemos ahora?” – dijo, refiriéndose al destino futuro de la banda.

Una vez más recordó el entusiasmo durante la presentación en el último festival cultural de la escuela, y ganando los concursos. En otro concurso, tras el organizado por Yamaha, Toshi fue galardonado como el mejor vocalista y se sintió orgulloso como el vocalista de X por primera vez. Era una pequeña recompensa, que parecía iluminar el camino a seguir.

“¡Probablemente seamos incluso mejor de lo que pensamos!” – dijo Yoshiki y Toshi estuvo completamente de acuerdo.

Por supuesto, Yoshiki ya le había dicho a Toshimitsu acerca de su decisión de entrar en un instituto de música. Toshimitsu, por supuesto, estaba preparándose también para los exámenes, pero aun no había decidido en la elección de un instituto. Y finalmente, anunció su decisión:

“Lo he pensado durante mucho tiempo y decidí que no voy a entrar en el instituto. Quiero ir a Tokio para dedicarme a la música rock. Yoshiki, ¿vamos juntos? ¡Si estamos juntos, si somos X, tendremos éxito!”

Escuchando estas palabras, Yoshiki pensó en Toshimitsu, a quien conocía desde la edad de cinco años.

Se entusiasmaron juntos con la música de KISS, organizaron una banda de rock, y al mismo tiempo, eran como el opuesto exacto de sí por la naturaleza y el curso de acción. A diferencia de Yoshiki, que en la escuela secundaria resultó ser un bravucón y que siempre tenía problemas, Toshimitsu era tranquilo, un estudiante serio con excelente éxito. En la secundaria, fue miembro de la junta escolar, en la preparatoria fue parte del equipo de jugadores de voleibol y nunca había roto la disciplina y no estaba involucrado en peleas. Pero él y Yoshiki, que tenía la reputación de un bravucón, tocaron hard rock, organizaron una banda, y era probable que causaran la preocupación de su familia y la gente cercana a su alrededor. Sin embargo, creando una banda con Yoshiki, Toshimitsu nunca mostró ninguna duda o vacilación. Pasara lo que pasara, siempre apoyaría los planes y todas las ideas de Yoshiki como líder del grupo, e incorporaría todas las imágenes musicales de Yoshiki por medio de su forma de cantar. Yoshiki violando las reglas, rompiendo todos los obstáculos en su camino, y Toshimitsu atento a los demás, capaz de tener en cuenta diferentes opiniones. Tenían caracteres y formas de pensar directamente opuestas. Sin embargo, Yoshiki no tenía a nadie más con quien pudiera hablar de todo lo relacionado con la música rock y su banda.

Y tal vez, junto con Toshimitsu podrían crear la banda de rock, que estaba soñando. Algo de repente se movió dentro de Yoshiki.

Miró hacía atrás al año que pasó hasta el cuello en la preparación para los exámenes de ingreso. Y en aquel momento le pareció que se despertó de un sueño profundo. Todo ese tiempo, cuando se centró en la preparación para los exámenes, y contuvo la furia a través de toda la energía de su cuerpo, todo ese tiempo le parecía un sueño a plena luz del día, y finalmente era capaz de volver a la realidad. Y ahora, hablando con Toshimitsu, de repente se dio cuenta de que precisamente ese año, cuando trató de entrar en el Instituto, fue un escape de la realidad, y era sólo un sueño. Por supuesto, convertirse en un pianista era muy difícil. Pero, ¿Era realmente algo que podría encender un fuego en él? Ahora Yoshiki dudaba.

Sin embargo, mientras que Yoshiki observaba y escuchaba a Toshimitsu, sus pensamientos habían tomado la dirección opuesta.

“¿No siempre he odiado las soluciones a medias?”

Desde el momento cuando Yoshiki a la edad de 10 años, perdió a su padre sus oídos sonaban constantemente con una pregunta: “¿Por qué vive la gente?” Esta era una pregunta que buscaba y de la que no encontraba la respuesta, y eso lo atormentaba constantemente. Y sólo cuando la energía de la música rock se vierte en él, como celebrando la vida, sólo entonces la muerte parecía a retirarse.

Pero ese año, cuando casi todo el tiempo se dedicó a la preparación para los exámenes, Yoshiki se había apartado de las preguntas de la vida y la muerte. Su corazón estaba como cerrado contra una pared llamada realidad. Y ahora, mirando a la cara de Toshimitsu, de repente pensó, si se trataba de una gran locura  Si has dejado de hacer la pregunta acerca de por qué vive la gente, entonces como resultado la maravilla y la ira se irán. ¿Era posible permitir esto?

Sintió como si una corriente poderosa se elevara en su interior. Durante el feroz tamborileo, siempre se sintió vivo. Y con esto, tal vez sería capaz de soportar los crecientes pensamientos de muerte. Yoshiki pensó que esto era suficiente.

Con fuerza, un flujo de agua incontrolable lo empujó en un momento.

Yoshiki dijo inmediatamente a Toshimitsu:

“Bueno, si haces algo – No te detienes a la mitad del camino Si decidimos ir a Tokio, si el destino de X estará en juego, entonces no voy a entrar en el instituto. Toshi junto con X, vamos a conquistar Japón, no, ¡Vamos a conquistar el mundo entero!”

“¡Sí! ¡Juntos podemos hacer todo!”

No necesitaron muchas palabras para demostrar sus sentimientos y pensamientos. Habiendo resuelto lo más importante, pasaron a discutir planes específicos. Si se mudan a Tokio, entonces será difícil tocar con el mismo cuerpo de miembros de la banda. Lo más probable es que será necesario buscar nuevos miembros. Además, en términos absolutos ninguno de los dos tenía información de la vida de los músicos, por lo tanto se sintieron inseguros por entrar en un mundo desconocido. Era necesario recopilar información sobre las actividades de las live-houses. Yoshiki comprendió la necesidad de esforzarse para convertirse en músicos profesionales.

“Bueno, hemos llegado a un punto sin retorno”.

En algún momento en la secundaria Yoshiki quiso convertirse en una estrella de rock, y ahora esta era su meta. Y por eso no entraría en la Universidad de Música. Tuvo que decepcionar a su madre y sus maestros, pero no había otra salida

Y entonces Yoshiki y Toshimitsu sonrieron, como si vieran su futuro por delante. Esta promesa, que intercambiaron, sería indestructible, Yoshiki se comprometió en su corazón.

Cuando, después de las vacaciones de invierno comenzó el tercer semestre, Yoshiki anunció su decisión ante el profesor de la clase:

“No voy a ir a la universidad. Por favor, retire mi solicitud”

“¡Pero la aprobación para entrar ha llegado ya! ¿En qué has estado pensando en un momento así?”

El maestro estaba casi sin habla.

“Decidí ir a Tokio y continuar tocando en una banda. Quiero hacer lo que más me gusta en vez de entrar en el instituto.”

Otros profesores, que por aquel entonces apoyaron Yoshiki, se limitaron a asentir. Por supuesto, los viejos prejuicios de que los amantes de la música rock eran necesariamente libertinos ya se había disipado. Sin embargo, la decisión de tocar en una banda de rock en lugar de entrar en la universidad no se ajustaba a la noción de sentido común. Muchas veces, Yoshiki fue convocado a la habitación personal del profesor y trataban de convencerlo para cambiar de opinión, pero en vano.

Su madre que escuchó acerca de la repentina decisión, constantemente le pedía a su hijo que entrara en el instituto. “Puedes estudiar en el Instituto y, al mismo tiempo tocar en una banda, ¿no es una salida?”

Pero Yoshiki no cedió a la persuasión.

“Si entras en el instituto, no está claro lo que sucederá después. Aunque me encanta el piano, no quiero ser un profesor de música. Todavía quiero tocar en el grupo. ¡Mamá, para mí es lo mejor!”

Si Yoshiki decidía algo con firmeza, entonces nadie podría detenerlo. Y su madre, lo sabía mejor que nadie, al final le dio permiso.

En ese momento, Yoshiki había visitado repetidamente los conciertos de diversos grupos en Tokio, comenzando con Kiss e Iron Maiden, pero eran sólo presentaciones de artistas extranjeros. Por lo tanto, viviendo en Tateyama, no tenía ni idea acerca de la actividad de los músicos de rock – amateurs y dónde encontrar buenos músicos para actuar en el grupo. Yoshiki y Toshimitsu no tenían suficiente información.

De las revistas de música, sólo sabían que el principal lugar de presentación para las bandas eran las live-houses. Si la actuación era exitosa, aparentemente la banda tenía una oportunidad de presentarse en ese lugar regularmente.

Al acercarse el momento de la graduación de la escuela, Yoshiki, saltándose las clases, a menudo viajó a Tokio, para recopilar información sobre las live-houses. Los maestros, que se preocupaban porque faltaba a clases, a veces fueron tras él y lo encontraban junto a la siguiente live-house.

Sin embargo, al ver cómo persistentemente buscaba su propio camino, poco a poco comenzaron a sentir simpatía por él.

La fiesta de graduación, a diferencia de la graduación de la secundaria, fue muy tranquila Estando triste por la despedida, los profesores y los alumnos intercambiaron muchas palabras amables.

En el anuario de clase Yoshiki escribió solo una letra: “X” como un mensaje. Para apoyar a su amigo, Toshimitsu también escribió: “We are X” Y estas palabras significaban no sólo ilimitadas posibilidades ocultas de la banda, también algo escondido en lo más profundo de sus corazones.

Poco después de la graduación, Yoshiki y Toshimitsu decidieron mudarse a Tokio. Además, Toshimitsu, que tampoco fue al instituto, decidió estudiar en la escuela de afinadores de piano por un año. Además, se les unió como guitarrista de X Izumizava Yuji, que tocó en la banda desde el principio y terminó la escuela con ellos. Los tres se pusieron en camino para conquistar el mundo de la música rock.

A finales de marzo de 1984. Dejando detrás la cálida y soleada primavera de Tateyama, Yoshiki solo se instaló en un apartamento en Tokio.